jueves, 2 de febrero de 2017

SANCHO GARCÍA, CONDE DE CASTILLA.



Sancho García era hijo del conde castellano García Fernández, y por tanto, nieto de Fernán González. A la muerte de su padre Sancho García se convirtió en el nuevo conde. Como todo buen gobernante Sancho García se movió entre la guerra y la diplomacia, y de esta manera concertó una tregua con Almanzor, que ya se las tuvo tiesas con su predecesor.

La tradición, que bebe directamente de la leyenda, sostiene que Sancho García participó junto a Sancho III de Navarra y Alfonso V en la histórica batalla de Calatañazor, donde se cuenta, Almanzor perdió su tambor.

Tras la muerte del invencible caudillo musulmán y aprovechando la descomposición del Califato, Sancho se hizo con las plazas fuertes de San Esteban de Gormaz, Osma, Atienza y Sepúlveda, consolidando la frontera del Duero. También consiguió extender sus tierras hacia el oeste, a expensas de su sobrino el rey Alfonso V de León.


Sancho García es conocido como “el de los Buenos Fueros” por la cantidad de privilegios que concedió a numerosas poblaciones de Castilla. Su fundación más importante fue el Monasterio de San Salvador de Oña, siendo enterrado allí mismo.


Se casó con Urraca Gómez. Su hijo García Sánchez le sucedió en el condado, Tigridia fue abadesa de Oña y a las otras dos les buscó dos matrimonios provechosos, Sancha se casó con el conde de Barcelona Berenguer Ramón I y Muniadona fue la esposa del monarca navarro Sancho III el Grande.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...