lunes, 26 de septiembre de 2016

REINO DE POLONIA XI: COLAPSO.



Tras unos inicios fulgurantes y prometedores, que anunciaban un futuro de esplendor y grandeza, el estado recién nacido, sufrió una serie de vaivenes intestinales y desagradables intromisiones que lo anularon como fuerza política y como emergente potencia regional. Los problemas se multiplicaban por todos lados: una violenta reacción pagana, presión germana en las fronteras, imposición de reconocerse vasallos del Imperio...

Con la muerte de Boleslao, el título real por el que tanto había luchado, y el rango del estado polaco murieron con él. Su hijo y sucesor Miezko II Lampert, fue una persona débil, que contaba con la descarada oposición de Conrado II no fue capaz de contener a todos los enemigos que le acosaban: rusos, daneses, bohemios y sus propios hermanos de sangre, ni de acabar con las luchas internas, con el resurgir del paganismo y el enfrentamiento entre cristianismo latino y ortodoxo. Un cúmulo de dificultades que estuvieron a punto de borrar del mapa el reino de Polonia. En este contexto Miezko II renunció a la corona, se sometió al vasallaje del emperador y perdió algunos territorios: Pomerania, Lusacia....Continuará...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...