lunes, 21 de mayo de 2012

EL RAPTO DE LAS SABINAS



Los primitivos romanos, ante la acuciante necesidad de esposas, invitaron a sus vecinos sabinos a unos juegos en honor de Neptuno, y mientras los hombres se divertían, los romanos aprovecharon para raptar a sus mujeres e hijas. 

Posteriormente, cuando estaba a punto de estallar una guerra entre romanos y sabinos, las mujeres se interpusieron entre ambos contendientes y mediaron para forjar una alianza; pues si vencían los sabinos quedarían viudas, pero si vencían los romanos serían huérfanas, y ellas no querían perder ni a sus padres, ni a sus maridos.

A causa de estas múltiples bodas, la Roma Monárquica tuvo dos reyes sabinos, Numa Pompilio, prototipo de rey piadoso y pacífico, y Tulio Hostilio, mucho más belicoso.

Pero ¿qué subyace detrás de esta leyenda?; claramente la fusión de elementos sabinos y romanos en los tiempos del nacimiento de la Ciudad Eterna. Y el famoso rapto sólo fue la ceremonia normal de matrimonio con robo de la novia por parte del novio, pero con el consentimiento del padre de ella.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...