lunes, 6 de enero de 2014

TREBUCHET PARK

EXPOSICIÓN PERMANENTE DE MÁQUINAS DE ASEDIO.


Al arte de la poliorcética, la construcción de fortalezas, se opone la técnica del asedio. La inteligencia de ingenieros e inventores puesta al servicio de generales de ejércitos. La madera, el metal y la cuerda enfrentados a la piedra. Onagros, arietes, escorpiones, torres móviles, manteletes, trabucos y todo tipo de artilugios mecánicos para asaltar torres, castillos y ciudades amuralladas. 


Situado a un par de kilómetros de Albarracín, Trebuchet Park tiene algo de parque temático, y mucho de museo. Las máquinas militares y de asedio son réplicas exactas a las utilizadas durante más de dos mil años por ejércitos de medio mundo. Su diseñador, Rubén Saez, ha estudiado planos, restos arqueológicos, dibujos, descripciones, relieves y cuantas fuentes fiables ha encontrado para dar vida a estos artilugios bélicos de todos los tiempos. 

La exposición se articula en cinco grandes áreas temáticas, en las que se organizan unas sesenta máquinas de asedio; Grecia, Roma, Mundo Medieval Cristiano, Mundo Musulmán y China Antigua y Medieval. 

Algunos de los ejemplares expuestos son: 


Torre de Asedio de época Neoasiria, concretamente del siglo IX a.C. Reconstrucción fiel a la realidad a partir de un relieve del Palacio de Assurnasirpal II en Nimrud.


De aquí procede el apelativo ariete.


Onager, la más utilizada, fiable y efectiva de todas las máquinas de asedio durante el Imperio Romano.


Trabuco - o trebuchet, en origen un poderoso artilugio capaz de lanzar contra las murallas asediadas enormes proyectiles de hasta media tonelada de peso


La rueda de fuego fue una de las armas incendiarias más utilizadas por los ejércitos musulmanes durante la Edad Media


Y como siempre, los chinos lo hacen todo a lo grande. Cuando en Europa se empezaba a experimentar con la pólvora, los ejércitos chinos contaban con este artilugio lanzacohetes llamado Hwach
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...