lunes, 25 de febrero de 2013

HIPOPÓTAMO

el Caballo de Río 


"Un animal más grande de talla nace en el mismo Nilo, el hipopótamo, de pezuña partida como los bueyes, con el lomo, la crin y el relincho del caballo, chato, con cola y dientes curvos de jabalí, pero menos peligrosos, con una piel que se usa para hacer escudos y cascos impenetrables, excepto si se mojan. Destruye las cosechas devorando una cantidad determinada cada día, según dicen, por una decisión previa y dejando huellas que conducen fuera del campo para que no le tiendan emboscadas cuando regrese.


El primero que mostró en Roma este animal junto con cinco cocodrilos, en un foso hecho para la ocasión, fue M. Escauro en los juegos celebrados con ocasión de su edilidad. El hipopótamo en cierto aspecto de la medicina se ha revelado también como un maestro. Pues cuando está muy gordo por sus continuos atracones sale para inspeccionar la orilla en busca de un lugar donde se hayan cortado cañas recientemente y cuando ve un tallo muy afilado, apoyando su cuerpo sobre él, hace una herida en cierta vena de su pata y así con la pérdida de sangre alivia su cuerpo, antes enfermo, y cubre la herida con limo.
Plinio el Viejo
Historia Natural VII, 95 - 96.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...