sábado, 1 de abril de 2017

LA MUERTE DE ATILA.



En un escenario triste y gris, apenas iluminado por una agonizante lámpara, yace sin vida el cuerpo de aquel que fue temido y conocido como Azote de Dios, ante la fría indiferencia de la eventual compañera, pudorosa y de tez mortecina. ¿Apoplejía, asesinato o borrachera?. La historia la cuentan los pinceles de J. Villeclére.

Tras su última noche de bodas, ebrio por los festejos, Atila y su nueva esposa Ildico, se retiraron para disfrutar de su intimidad. El rey de los hunos, que había arrojado sobre Europa una tormenta de sangre y fuego, no vería el siguiente amanecer. Su imperio murió con él. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...