domingo, 14 de agosto de 2016

PEÑA DE FRANCIA.



Como un dios surgido de las entrañas del planeta, surge la Peña de Francia, colosal, inmensa, grandiosa. A sus pies buscan protección y cobijo centenarios castaños que sienten sus troncos colonizados por el musgo. En su cumbre, inaccesible durante las nevadas invernales, se localiza el santuario de una de las más populares “vírgenes negras” de la Península Ibérica, Nuestra Señora de la Peña de Francia. La estatuilla que es venerada en el templo fue encontrada bajo las rocas en el año 1434 por un peregrino francés llamado Simón Roland.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...