viernes, 11 de abril de 2014

MAQUINARIA GRIEGA DE ASEDIO.



Los inventores griegos trabajaban para sus jefes militares, creando, desde sencillos arietes hasta lanzallamas. Una pequeña muestra de estos instrumentos nos esperan en Trebuchet Park. 

Ariete de mano (siglo VII a.C.).

Vitrubio escribe que el ariete fue inventado por los cartagineses durante el asedio a la ciudad de Gadir. Los cartagineses se habían apoderado de un fortín clave para el control de toda la ciudad y decidieron reducirlo a escombros. Como no tenían herramientas a mano, cogieron un enorme madero y comenzaron a golpear los muros. 

Este primer ariete era un madero que los soldados sujetaban con las manos y lo hacían balancear para golpear los muros. 

"Dícese que la invención del ariete para las opugnaciones tuvo este principio. Pusieron los cartagineses su real junto a Cádiz para opugnarla, y queriendo demoler un castillo que habían tomado, como no tuviesen  las herramientas necesarias, tomaron un madero, que sostenido con las manos, y batiendo continuamente lo superior de las paredes, iban derribando las últimas filas de piedras: con lo cual fueron poco a poco arruinando toda la fortaleza".
Vitrubio
Los diez libros de la arquitectura.

Ariete con ruedas (siglo V a.C.)

La invención de un chasis con ruedas fue creación de un tal Cetras de Calcedonia según Vitrubio. La estructura permitía la sujeción más firme del miembro percutor. Esta innovación supuso una ventaja a la hora de la protección y las maniobras de aproximación. Tenía un pero; resultaba más lento. 

"Cetras Calcedonio construyó primeramente un fuste o basamento de madera con ruedas debajo; y sobre él erigió unos maderos y atravesó otros en medio de cuya armazón colgó el ariete, cubriéndolo todo con pieles de buey, para que estuviesen más seguros los que desde la máquina debían batir los muros. Diole el nombre de tortura arietaria por lo tardo de sus operaciones". 
 Vitrubio

Lanzallamas de Delio (Siglo V a.C.)

Un tubo hueco de madera con unos fuelles en un extremo que insuflaba aire, para que un caldero colgado en el otro extremo, y que contenía carbones encendidos, pez y resina, lanzara llamaradas, fue según Tucídides, el primer lanzallamas. Según el mismo autor, los beocios, gracias a este artilugio, lograron asaltar la ciudad de Delio. 


"....después de aserrar en dos una larga viga, la vaciaron del todo y de nuevo ajustaron exactamente las dos parte formando una especie de tubo; en un extremo colgaron con cadenas un caldero, al que iba a parar un tubo de hierro de fuelle que formando un codo bajaba desde la viga, y también estaba recubierto de hierro gran parte del resto del madero. Desde una cierta distancia y en carros llevaron este ingenio al pie del muro, por la parte que había sido construida con mayor cantidad de sarmientos y maderos, y una vez que estuvo cerca, aplicaron grandes fuelles al extremo de la viga que estaba en su parte y se pusieron a insuflar aire. El aire inyectado a través del tubo, llegaba al caldero, que contenía carbones encendidos, pez y azufre, y provocaba una gran llamarada, lo que prendió fuego al muro, de suerte que ya nadie pudo permanecer allí, sino que los hombres lo abandonaron y se dieron a la fuga y la fortificación fue tomada al asalto"
Tucídides

Visita Trebuchet Park http://www.maquinasdeasedio.com/es/



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...