sábado, 23 de marzo de 2013

TEMPLO DE DEBOD (II)



Rescatado de las tierras de Nubia, desmontado piedra a piedra, trasladado a la Península y reedificado en Madrid.


Detalle de capitel a la entrada del recinto.


Restos de pilonos que murieron a la eternidad, hoy, posan para los flashes.


Sancto Santorum, el inaccesible Santuario, el lugar donde residía el dios, aquí culminaba el camino, aquí se desvelaban los secretos al neófito....


Un pequeño vano ilumina la estancia ¿por aquí escapaba la deidad?


Relieve en la pared anterior de la pronaos.


La doble corona, del Alto y el Bajo Egipto.


Representación de la popular  diosa Isis


Sillares enormes sustentan paredes del desierto que protegen en su interior la estatua del dios, iluminado únicamente durante unos cuantos minutos al día, por la luz derramada por el Sol supremo.


El acceso al santuario, vedado al pueblo, los insignes sacerdotes realizan los ritos propiciatorios.


El dios descendió del cielo y los hombres lo encerraron entre gruesos muros. 


Gola del segundo de los pilonos.


El áspero tacto de la piedra, revela sensaciones de otro lugar, en las naves silenciosas resuenan los ecos de otros tiempos.


Egipto, arena, agua, magia y religión


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...