lunes, 25 de julio de 2016

PROCESIÓN DE CIBELES.



El escritor romano Lucrecio del siglo I a.C. nos describe con profusión de detalles como era una procesión de la diosa Cibeles: “La imagen de la diosa deja el templo montada en un carro tirado por dos leones […] se la transporta en procesión entre el escalofrío de la multitud […] entre música de palmas, tambores, címbalos y flautas es llevada a través de las ciudades la imagen silenciosa de la diosa. Y ella dispensa sus favores a los mortales con su muda protección; el bronce y la plata cubren todo el recorrido porque son una ofrenda generosa de los fieles. Cae una nieve de rosas que oscurecen a la Madre y al cortejo que la acompaña”.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...