jueves, 6 de febrero de 2014

UNA CABAÑA DEL CALCOLÍTICO.



En el Palmeral de Vera, un parque urbano enclavado en esta localidad almeriense, topamos con la reconstrucción de una vivienda de la Edad del Cobre, típica de la Cultura de los Millares, una de las más prósperas y reconocidas de todo el Calcolítico europeo.


Recreación de una aldea del Calcolítico. Una aldea de hace 5000 años situada en la Vega de la rambla del Algarrobo.


Fortificada y situada muy cerca del curso de agua.



Casas construidas con materiales endebles, barro, ramas y cañas.


Detalle del hogar.



Un hombre del Calcolítico, portando arco largo y hacha de cobre o pedernal. El colmillo de jabalí que pende de su collar es un poderoso amuleto y un símbolo de su victoria definitiva sobre la salvaje naturaleza.



Una aldeana bien ornamentada, señal de estatus social, acarrea un cántaro o ánfora de tipología similar a la hallada en poblado de Campos, en la vecina Cuevas de Almanzora. 


Escena de pesca en la laguna adyacente. 


Alfarería.



Pioneros de la metalurgia trabajando el cobre en un taller al aire libre. Soplando avivan el fuego donde morirá el metal natural y nacerá el metal humano. Otro hombre elabora un molde de hacha en piedra.


Levantando un hogar acogedor. 



La necrópolis y los campos de cultivo se sitúan fuera del poblado, más allá de la empalizada que lo protege y delimita. Los aldeanos se reúnen alrededor del fallecido y lo preparan para su último viaje. 


En un paisaje estepario, con vegetación de esparto y escasos bosques de encinas y pinos en la zonas serranas. era habitual la caza del ciervo. 


El durisimo trabajo de labrar la tierra con un arado primitivo de palo. 


Molienda. Transformando los cereales para su consumo. 


Dándole forma a los útiles y afilando las armas.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...