miércoles, 26 de diciembre de 2012

LA GRAN ENÉADA DE HELIÓPOLIS Y LA ORDENACIÓN DEL MUNDO.


Enéada es una palabra griega que designa un conjunto de nueve dioses. La Gran Enéada de Heliópolis explica la ordenación del mundo.
Heliópolis es una de las más antiguas ciudades egipcias y un importante centro del culto a Ra, el Sol. Los sacerdotes de Heliópolis fueron los encargados de elaborar esta Enéada.

Atum, Señor de la Totalidad, creador absoluto, mediante una masturbación dio forma a la primera pareja, Shu, el aire, y Tefnut, la humedad. Se le representa como un disco solar, símbolo reflector de las energias que emanan del Sol.
Shu, el aire vital, que se encuentra entre la tierra y el cilo, merced al cual, pueden respirar, y vivir, animales, plantas y hombres. Su nombre significa "lo que está vacío" y su símbolo es la pluma de avestruz.

Tefnut, la humedad, hermana y esposa de Shu. Juntos representan la unión de lo masculino y lo femenino; primigenia concepción de la realidad. Fue creada de la saliva de Ra y se le representa con la cabeza de una leona.
Shu (delante) y Tefnut, con cabeza de leona
Shu y Tefnut, dadores de vida, crearon a Geb, la tierra, y Nut, el Cielo.

Geb, la  tierra, fuente de todo lo que produce ésta, principio de fertilidad y soporte vital. Se suele representar con el pene en erección.

Nut, la bóveda celeste, diosa del cielo, esposa de Geb, por su cuerpo viajan Ra, el Sol y todas las estrellas.
Nut, el cielo, sobre Geb, la tierra.
De la unión entre Nut y Geb, nacen Osiris, Isis, Set y Neftis. 

Osiris, Señor de la Eternidad, una e las divinidades más importantes del antiguo Egipto. Dios de la fertilidad, de la muerte, pero también del renacimiento. Soberano supremo del Más Allá fue asesinado por su malvado hermano Set. El faraón, en vida, se identifica con Horus, y cuando muere, a Osiris.
Isis, Hermana, Reina y Esposa. Es la gran maga egipcia, recupera los fragmentos del cuerpo de Osiris y le insufla de nuevo vida. Además es la madre de Horus. Su culto traspasó las fronteras de Egipto, se extendió por todo el Imperio Romano, y no son pocos los que lo asimilan a los cultos marianos cristianos.
Set, el dios del mal, asesino de su hermano Osiris. Es una antigua divinidad de la Tierra Roja (el desierto), se transforma en el dios de la violencia y del caos, lo opuesto al Maat. 
Neftis, hermana y además esposa de Set, ayudó a Isis en la búsqueda del cuerpo de Osiris. Algunos textos la señalan como la madre de Anubis, y además es la guardiana de los vasos canopos.
Horus, el Halcón, hijo de Isis y de Osiris, luchará contra Set para vengar a su padre. Simbolo utilizado por los faraones: el faraón es Horus, señor del cielo y del sol naciente y poniente.
El conjunto de estas divinidades, matetializaciones de las fuerzas de la naturaleza, simbolizan el orden cósmico; todos juntos en armonía se funden en el equilibrio; el Maat: la ordenación necesaria para que el mundo pueda existir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...