sábado, 23 de diciembre de 2017

ALTO DE IBAÑETA.



Un enclave de reminiscencias legendarias e inconmensurable belleza, bosques y prados, Ibañeta lleva siglos viendo pasar viajeros y peregrinos, y desde su posición de privilegio, proteger la colegiata de Roncesvalles.


Entre el Alto de Ibañeta (1062 metros) y el Collado de Lepoeder (1435 metros) pudo suceder la Batalla de Roncesvalles, más evocadora que decisiva. Los vascones se lanzaron desde estas alturas sobre la retaguardia carolingia.


Una ermita levantada en la década de los sesenta recoge el testigo de un antiguo monasterio, que databa de 1127, que asistía y daba cobijo a los peregrinos que pasaban por el lugar. Sus monjes eran auténticos eremitas.




Las campanas de Ibañeta avisaban y guiaban a los caminantes por la niebla, aunque eran muchos los peregrinos que morían en estos montes, desorientados, perdidos en la nieve o devorados por lobos hambrientos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...