miércoles, 29 de marzo de 2017

CLUBES DE FÚTBOL Y EDAD MEDIA.




La mayoría de los estados europeos actuales (los que existen, y los que están por existir) buscan sus raíces históricas en la Edad Media. Durante el revolucionario siglo XIX los políticos nacionalistas rescataron símbolos olvidados para desarrollar sus particulares modelos de estado-nación. En los años finales de esta trascendental centuria y en los primeros de la siguiente comenzaron a surgir clubes de fútbol por todos los rincones del continente, un deporte que pronto se convertiría en un espectáculo de masas. Hacia falta nombres, escudos y equipaciones, y los responsables de muchos de estos equipos también bucearon en la arena del tiempo en busca de elementos que identificasen a sus clubes.


El maravilloso martillo del dios Thor.






Ajax, Hércules o Aris son personajes míticos de la Antigüedad Clásica presentes en el mundo del fútbol, pero la Edad Media cuenta con sus propias leyendas. El Thor Akureyri islandés rinde homenaje a Thor, el poderoso dios nórdico del martillo, el Hodd de Noruega comparte nombre con un arquero protagonista de algunas sagas escandinavas y el Lech Poznan luce con orgullo el nombre del primer duque de Polonia cuyos pasos se pierden en la noche de los tiempos.



Sin perder de vista los mitos de la Vieja Europa el Zimbru de Chisinau materializa en su nombre y en su escudo, la figura del Uro, animal totémico íntimamente relacionado con el nacimiento de Moldavia. En otro punto geográfico de Europa, en la Isla Esmeralda tiene su sede el Saint Patrick, evangelizador de Irlanda.









Celtas y vikingos son dos de las estirpes europeas por excelencia, y ambos, por supuesto, tienen su justa presencia en el deporte rey. De los primeros podemos citar (por ejemplo) al Celta de Vigo y al Celtic de Glasgow. El Vikingor Gota de Islas Feroe y el Viking Stavanger noruego reviven en cada partido las hazañas de los valientes guerreros del norte.







Otros equipos decidieron convertirse en símbolo de la región histórica donde se asientan, como el Zeta Golubovci de Pogdorica que recuerda el antiguo Principado de Zeta o el todopoderoso Bayern de Munich. Bayern es el nombre alemán de Baviera, un estado que surge como Ducado en la Alta Edad Media. Hace algunas temporadas, y durante unos años, el estadio de Osasuna se llamó Reino de Navarra, haciendo referencia a dicha monarquía medieval.




Las guerras y las batallas forman parte de la historia de los pueblos, y en ese sentido el Zalgiris Vilinius – al igual que su homólogo de basket el Zalgiris Kaunas – rememoran la batalla de Grunwald . Zalgiris es el nombre que los lituanos dan a esta batalla en la que derrotaron - unidos a los polacos - a los caballeros de la Orden Teutónica. Pero si hay una batalla que ha marcado la historia de buena parte de los estados europeos fue la batalla de Kosovo . Milos Obilic dio muerte al sultán Murad I. El FK Obilic de Belgrado lo recuerda en cada uno de sus partidos.





El Hansa Rostock revive su pasado de grandeza comercial cuando los burgueses alemanes decidieron organizarse en la poderosa Hansa, una asociación donde primaban únicamente los intereses económicos. Para algunos uno de los precedentes de la Unión Europea.



La República de Génova también fue una potencia comercial, aunque en este caso en el mar Mediterráneo. Uno de los clubes de la urbe, la Sampdoria, lleva con orgullo el apellido de uno de los hijos predilectos de la ciudad, el almirante Andrea Doria.




En la nomenclatura futbolistica también hay lugar para personajes literarios. Digenis Akritas es un equipo chipriota y el nombre de la obra cumbre de la literatura épica bizantina ( y de su protagonista). Gil Vicente, una de las grandes plumas del Renacimiento portugués, presta su nombre al equipo de la ciudad de Barceló.





La añeja monarquía (aparte de Reales y Royales) también pertenecen a la aristocracia del fútbol europeo. El Piast Zmigrad lleva el nombre de la primera dinastía que reinó en Polonia y el Jagiellonia Bialystok el de otra familia, Jagellón, que acabó entronizada en Lituania, Polonia, Hungría, Bohemia y Croacia. En el escudo del Vezprem F.C. aparecen representados Esteban I y Gisela de Baviera, los primeros reyes de Hungría.




Skanderbeg, llamado en realidad Jorge Castrioti, fue un héroe albanés que luchó, atrincherado en sus montañas, contra el imparable rodillo del Imperio Otomano. El fútbol albanés le rinde justo homenaje por partida doble: el Skenderbeu Korce y el Kastrioti Kruje.



El fútbol es a la actualidad lo que los torneos y justas medievales a la Edad Media. Si cruzamos el Canal de la Mancha y llegamos a Londres nos encontramos con la sede del Totenham Hotspur. Henry Percy “Hotspur” fue un caballero inglés de los de lanza y armadura.






Algunos escudos están inspirados en personajes de la Edad Media. Alfonso Enriques, primer rey de Portugal aparece representado en el escudo del Vitoria de Guimaraes y en el del Chievo Verona podemos contemplar la silueta de Cangrande della Scala, todopoderoso señor del ciudad.


Al final de la Edad Media los europeos, con castellanos y portugueses a la cabeza, se lanzaron a la conquista de océanos y continentes. Los portugueses colonizaron el Brasil y cinco siglos más tarde los cariocas de Río de Janeiro fundaron el Vasco de Gama, recordando al célebre navegante luso.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...