lunes, 25 de junio de 2012

AMONIOS (II)


Los Amonios eran los guardianes de un famoso oráculo del dios Amón.

En el Oasis de Sivah, en pleno desierto egipcio, donde se pueden contar más de doscientas fuentes, tanto de agua fría, como de agua caliente, existía el mencionado oráculo consagrado de Amón, aproximadamente en el actual El Fayyum.

". . . los amonios, colonos en parte egipcios y en parte etíopes . . . " 
Heródoto II, 42.

Parece ser que es un pueblo que nación de la fusión entre egipcios y etíopes. 

El oráculo consagrado a Amón, es el que da nombre a este pueblo.

"Yo creo que el nombre de los amonios también procede de ahí; pues a Zeus los egipcios lo llaman Amón"
Heródoto II, 42. 





El rey persa Cambises pedió un cuerpo entero de ejértico que lanzó en expedición contra los amonios, dentro de sus campañas en Egipto.




"De modo que se dice que este ejército llegó hasta aquí, pero a pertir de aquí, si exceptuamos los amonios y aquellos que lo han oído de ellos, no hay nadie capaz de informarnos de lo que sucedió. Lo cierto es que ni llegaron al país de los amonios ni regresaron al suyo. He aquí lo que cuentan los propios amonios: desde la ciudad oasis los persas marcharon contra ellos a través de los arenales; estaban más o menos a mitad de camino entre oasis y Amón cuando, concretamente a la hora del desayuno, sopló con violencia inusitada el viento del sur que amontonó dunas de arena y sepultó a los persas, que de este modo desaparecieron. Esto es lo que dicen los amonios que ocurrió a este ejército."
Heródoto III, 26.


Esto que cuentan los amonios solo pudo ser posible si se trataba de un pequeño destacamento. De todas formas no es la primera , ni la última, ocasión en la Historia que la naturaleza destruye un ejército (recordemos "nuestra" Armada Invencible).

Sabemos que este pueblo se organizaba como una pequeña monarquía; " . . . Etearco, el rey de los amonios . . . "
Heródoto II, 32.

Por su situación, los amonios se dedicaban al comercio caravanero y aprovecharían las fértiles tierras del oasis para cultivar. 

En el territorio de los amonios se encuentra un famoso oráculo de la Antigüedad consagrado a Amón, por tanto la actividad religiosa tuvo también una gran importancia en esta sociedad del desierto.

"Unos hombres de Cirene, que afirmaban haber visitado el oráculo de Amón y haber conversado con Etearco, el rey de los Amonios"
Heródoto II, 32.

Parece que su lengua estaba emparentada con el egipcio y con el etíope.

"La lengua de los amonios también tiene que ver con la de estos dos pueblos" (etíopes y egipcios). 
Heródoto II, 42.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...