domingo, 5 de agosto de 2018

QUEBRANTAHUESOS, MITAD ÁGUILA, MITAD BUITRE.



Las aves que moran en las cumbres precisan de fuertes vientos para planear, y de paso aprovechar para ejecutar espectaculares acrobacias aéreas entre las cimas de las montañas. Entre todas esas aves destaca por encima del resto, el majestuoso Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), una de las aves de mayor tamaño de cuantas viven en el continente europeo.

Se ha dicho en alguna ocasión, tal vez con motivo, que el Qebrantahuesos es una acertada mezcla de águila y buitre, pues su aspecto tiene algo de ambas rapaces, precisamente las más emblemáticas de nuestros cielos. Su nombre científico Gypaetus, hace referencia a esta idea, pues Gyps se buitre en griego y aetós, águila.


Un buitre territorial y monógamo, conocido también como águila barbuda por un mechón de plumas negras que le crece alrededor del pico. Ave carroñera con una depurada técnica para aprovechar hasta el tuétano de los huesos: los lanza desde el aíre contra las rocas para que se quiebren y se rompan. De ahí su sonoro nombre.

Una especie eminentemente montañera, muy ligada a las sierras, macizos y cordilleras, su hábitat depende de la existencia de grandes paredes rocosas, donde sitúa sus nidos en cuevas o repisas entre 600 y 2000 metros de altitud, y a la presencia de ungulados domésticos y silvestres. Habita las montañas de Europa, África y Asia Central y el Himalaya. En Europa Occidental actualmente existen tres núcleos de población autóctona; Pirineos, Creta y Córcega, además de una población reintroducida en los Alpes.


El magnífico Quebrantahuesos pasa en el aíre mucho más tiempo que el resto de buitres, incluso es capaz de volar durante el crepúsculo, en ausencia de corrientes de aires, batiendo sus poderosas alas. En invierno vuela en las condiciones meteorológicas más adversas. Su estilo de vuelo, sus maneras y forma, recuerdan mucho al campeón del vuelo a vela, el Albatros viajero.

En el territorio de una pareja de Quebrantahuesos se distinguen tres áreas: el nido y su área inmediata, el área próxima al nido, que suele ser un valle con ramificaciones y los macizos rocosos que los envuelven y el área de influencia de la pareja, que se superpone a la zona de influencia de otras parejas.


Esta es una rapaz de sorprendentes facetas del comportamiento. Actúa como un pirata del aire, aprovecha su velocidad de vuelo para perseguir a un águila real que ha capturado una presa, cuando le da alcance la acosa y con fuertes aletazos hace que el águila abandone su presa, que es capturada por el carroñero oportunista.  


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...