martes, 7 de agosto de 2018

MARIN BARLETI.




Toda época necesita un historiador, todo héroe precisa de un heraldo. Marin Barleti (Marino Barlezio 1450 - 1512) es el primer historiador reconocido de Albania y es el auténtico creador de la figura legendaria de Skanderbeg.

Natural de Shkodra, la ciudad más importante del Norte de Albania, cuando formaba parte del imperio marítimo de Venecia. Participó en la resistencia antiturca, hasta que la plaza fue entregada por los venecianos a los turcos en el año 1478. En este momento Barleti, como muchos otros compatriotas, abandonó su tierra natal y se exilió a Italia estableciéndose en Padua.

Su propia experiencia le inspiró sus escritos sobre la turbulenta historia de Albania durante la invasión turca y la heroica resistencia nacional bajo el mando de Skanderbeg.

Barletius es el autor de tres obras en latín:

    • El sitio de Escutari.
    • Historia de la vida y hechos de Skanderbeg, príncipe del Epiro.
    • Compendio de la vida de los papas y los emperadores romanos.

La historia que escribió Barletius sobre Skanderbeg fue muy leída y traducida en los siglos XVI y XVII y es básica para conocer la Albania del siglo XV.

Barleti fue un historiador fuertemente influenciado por los clásicos romanos, en especial Tito Livio. Su experiencia vital le sirvió para documentar la historia de Albania y en especial del guerrero Skanderbeg. Su obra sobre Skanderbeg se publicó en una época en que la opinión pública europea (la Cristiana), necesitaba de referentes en la lucha global contra los turcos, que estaban asediando Viena.


Martin Barletius fundador del culto a Skanderbeg en Albania y entre los albaneses de la diáspora. La visión que ofrece Barleti de Skanderbeg roza lo hagiográfico. Skanderbeg es un extraño personaje, sin tacha alguna. Es difícil encontrar algún defecto, parece un personaje inhumano, un dechado de virtudes, sin las connotaciones negativas que se han vertido sobre otros hombres de la época como Vlad III, demonizado por su crueldad.

Esta imagen que tenemos de Skanderbeg fue diseñada por Barletius, que sembró la base del culto y veneración hacia Skanderbeg. Una veneración casi sagrada, como si de un santo se tratara, tanto en casa como entre los albaneses de la diáspora. Héroe nacional, símbolo y quintaesencia de la resistencia a la dominación extranjera.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...