martes, 21 de agosto de 2018

FAUNA AFRICANA.



África es complicada. Los temas más acuciantes del continente son, en efecto, de cariz político, económico y médico. El paisaje mismo a menudo es un campo de batalla, no sólo entre ejércitos sino entre puntos de vista opuestos sobre explotación, conservación y gestión de recursos. África está llena de problemas que requieren análisis cuidadosos, debates serenos, decisiones difíciles, compromiso y planificación, todo lo cual exige diplomacia y sociología. Pero más allá de las complejidades, un hecho destaca en este nuevo milenio: África es una reserva extraordinaria de fauna. El lugar más fabuloso para los animales de gran tamaño.

Este hecho, que parece tan simple, es complicado de por sí. Para empezar, el inventario de especies es de una diversidad apabullante: tres grandes felinos (león, leopardo y guepardo), siete pequeños felinos (como el caracal y el serval), dos especies de elefante (de sabana y de selva), dos rinocerontes (negro y blanco), dos hipopótamos (normal y enano), dos jirafas ( la corriente y el okapi), tres especies de grandes simios no humanos (gorila, chimpancé y bonobo), tres cebras, nueve especies de gacela, diecinueve de duiqueros, decenas de monos, cinco especies de babuinos, un sinfín de jinetas y civetas, seis especies de cerdos, cuatro pangolines, tres reduncas, varios antílopes equinos, varios antílopes enanos, nueve especies de bóvidos con cuernos espirales (entre ellas el bongo, el sitatunga, y el eland), dos especies de ñúes, un cerdo hormiguero, un lobo de tierra, el dril y el mandril, el antílope cabrío, el damalisco sudafricano, el oryx de El Cabo, el búfalo africano, el íbice de Nubia, tres hienas, tres chacales, el lobo de Semien, el licaon y otros muchos mamíferos, por no hablar del avestruz, tres especies de cocodrilos, la pitón de seba, tiburones y numerosos peces grandes en aguas litorales, así como animales terrestres de menor tamaño de todas las clases imaginables. Un conjunto espectacular, tanto en variedad como en abundancia, sin rival en ninguna otra parte del mundo contemporáneo. Pero para apreciar plenamente lo que hay en África, es preciso considerar lo que no hay en otros lugares, y por qué.

Esa es la labor de los paleontólogos que estudian la flora y la fauna del pasado. Sus datos proceden del registro fósil, y su vasto calendario de la historia de la Tierra está jalonado de episodios de extinciones masivas, cada uno de los cuales representa la pérdida abrupta de parte de la diversidad biológica y marca el límite entre dos unidades temporales. Por ejemplo, al final del cretácico, hace 65 millones de años, no quedaban dinosaurios supervivientes, y precisamente la desaparición de los dinosaurios es uno de los factores que definen el final de ese período. Al final del permico, hace 245 millones de años, se produjo otra extinción masiva, catastrófica y repentina, que extermino alrededor del 95% de las especies animales existentes entonces. El pleistoceno, que finalizó hace 10.000 años, también es conocido por sus extinciones, especialmente de mamíferos grandes y aves enormes e incapaces de volar. Los mamuts y mastodontes se extinguieron junto con los perezosos gigantes, osos gigantes, castores gigantes, tigres de diente de sable, canguros gigantes e infinidad de animales enormes. Muchas de las extinciones del pleistoceno se produjeron hacia el final del periodo, sobre todo en América del Norte, América del Sur, Australia, Nueva Zelanda y Madagascar. ¿Cual fue su causa? Nadie lo sabe. Algún tipo de cambio nefasto, misterioso y aún debatido por los expertos, afectó a esos continentes e islas en particular. Probablemente la llegada de los humanos a esas tierras, armados, peligrosos y hambrientos, fue parte del problema.

África fue diferente, África sólo sufrió pérdidas modestas de fauna durante el pleistoceno (que comenzó hace alrededor de 1,8 millones de años) y ningún episodio extendido o grave de extinciones simultáneas al final del período.


La mayoría de los grandes mamíferos africanos de hace 20.000 años han sobrevivido y son los grandes mamíferos africanos de hoy. Por este motivo se dice que el continente africano es el "pleistoceno viviente", porque nos recuerda una época, antes del auge de Homo sapiens,  en que el planeta era realmente grande y salvaje.

Pero recordemos otra cosa: la supervivencia de la fauna africana no ha dependido de la ausencia de humanos. Por el contrario, se ha producido con la presencia constante del hombre. La nuestra es una especie africana, al menos por origen. Aparecimos en ese continente y allí adquirimos nuestro aspecto actual, el tamaño de nuestro cerebro, nuestros instintos sociales y nuestro sentido de la identidad durante milenios viviendo como miembros de los violentos ecosistemas africanos. Los animales se adaptaron a nuestra presencia, a la lenta pero radical mejora de nuestras capacidades, del mismo modo que nosotros nos adaptamos a vivir con ellos. Una de las lecciones aprendida por los pueblos africanos en el camino a la civilización, y evidentemente no exportable cuando los humanos se dispersaron hacia otras tierras, fue la posibilidad y la equidad de convivir con otras especies, aunque algunas fueran tan amenazadoras como la nuestra.

Fue una virtud derivada de la necesidad. Hoy esa necesidad ha desaparecido. Matar animales, exterminar especies y destruir sus hábitats es fácil con nuestras herramientas actuales. Proteger los últimos grandes animales en sus entornos, pese a las necesidades humanas y las presiones, es más difícil. Pero he ahí una idea esperanzada, descabellada y salvaje; quizás el Africa moderna sea el lugar donde podamos redescubrir como hacerlo.

David Quammen. National Geographic, Septiembre 2005. 


lunes, 20 de agosto de 2018

ALCIONE Y CEICE



Alcíone era hija de Éolo, guardián de los vientos, y Egialea. Se casó con Ceice de Traquis, hijo del Lucero del Alba, y fueron tan felices con su mutua compañía que ella se atrevió a llamarse a sí misma Hera y a su esposo, Zeus. Esto, como es natural, molestó a los olímpicos Zeus y Hera, quienes desencadenaron una tormenta sobre el barco en el que viajaba Ceice para consultar con un oráculo y le ahogaron. Su ánima se apareció a Alcione, quien, muy contra su voluntad, se había quedado en Traquis y en consecuencia, enloquecida por la pena, se arrojó al mar. Algún dios compasivo los transformó a ambos en martín pescador.

Ahora, cada invierno, la martín pescadora lleva a su macho muerto con grandes lamentos a su entierro y luego construye un nido muy compacto con las espinas de la ortiga de mar, lo lanza al mar, pone sus huevos en él y empolla sus polluelos. Hace todo eso en los Días del Alción, o sea, los siete que preceden al solsticio invernal y los siete que le siguen, mientras Éolo prohibe a sus vientos que agiten las aguas.

Pero algunos dicen que Ceice se transformó en una gaviota.

Robert Graves. 
Los Mitos Griegos.


domingo, 19 de agosto de 2018

AULERCIOS.



Poderosa confederación de tribus galas que extendía sus dominios entre el Sena y el Loira. Branovices, eburovices, cenomanos y diablintes conformbana esta confederación de marcado talante militar. Algunos de estos grupos atravesaron los Alpes y se asentaron en tierras italiana.  

sábado, 18 de agosto de 2018

AURITZ/BURGUETE.




La pequeña villa de Auritz/Burguete, instalada en la falda del Pirineo, nació como burgo comercial y artesanal de Roncesvalles, para ofrecer servicios al monasterio y a los peregrinos que cruzaban la frontera.


La calle (y carretera) principal de Burguete se alarga buscando el valle. El caserío se dispone a ambos lados de la carretera, una disposición típica de un pueblo del Camino de Santiago (esos que denominamos camineros).


La vía utilizada por los peregrinos medievales seguían el trazado de una calzada romana que iba de Astorga a Burdeos (Burdigalia), y que cruzaba la actual Auritz, una localidad que mantiene vivo el recuerdo de sus vecinos que murieron, entre terribles sufrimientos, en las llamas de la hoguera (un fuego purificador).


Salimos del bosque muy temprano, por la carretera enlazamos con Burguete y el Camino de Santiago atraviesa el casto urbano por la calle San Nicolás. Hemos madrugado demasiado, la iglesia más importante de la localidad, San Nicolás, estaba cerrada (como la mayoría de los templos por los que pasamos delante de sus puertas), llovía, y hacía frío.


A escasos 2.700 metros de Roncesvalles nos encontramos con su antiguo burgo, donde las casas se disponen a ambos lados del camino, un bello ejemplo de pueblo-calle.. Se trata de una típica villa navarro-pirenaica, con sus arrogantes casas blasonadas de rancio abolengo. En los dinteles de algunas de estas casonas, aparecen sus constructores (el matrimonio) y la fecha de su edificación.


Una parada en el larguísimo Camino de Santiago y una parada en la ruta de Hemingway. Unos cuantos días antes – o unos pocos después – de las multitudinarias fiestas de San Fermín, Ernest Hemingway, acompañado de su mujer y de sus amigos se desplazaban hasta aquí a disfrutar de unos días de asueto en el Hostal Burguete. Al escrito estadounidense le gustaba pasear por el bosque e ir al río a pescar unas truchas, desconectar de su trabajo como periodista y disfrutar del paisaje. Navarra fue destino de Hemingway entre 1923 y 1959, desde que encontró en las fiestas algo de la emoción que buscaba para su vida. El bosque de Irati y los encierros de San Fermín, dos mundos contrapuestos, y en cierto sentido (alguno), complementario, inspiraron al Premio Nobel algunas de sus obras. Su quehacer literario le dio a Navarra una proyección internacional que cada vez coge mayor impulso. Para entender el genio de Hemingway y su obra, basta pasear por los lugares que le cautivaron: Pamplona, Burguete, Lekunberri, Aribe, Yesa...


Atravesando Burguete, en el valle del Esteribar, camino de Pamplona, los Pirineos quedaron atrás.




viernes, 17 de agosto de 2018

CATEDRAL DE SCHLESWIG.




La historia de Schleswig y sus alrededores se ha definido durante siglos a partir de dos focos la Catedral de San Pedro y el Castillo de Gottorf.


Una basílica románica de toba volcánica y arenisca, cuya construcción comenzó alrededor de 1000, incorporando un león, que originalmente protegía la entrada de la catedral. El fundador fue, posiblemente Waldemar I.


Durante el siglo XIV, se construyó el corredor de la procesión, conocido como Schwahl, que significa corredor fresco en bajo alemán. Y durante la centuria siguiente la nave central sufrió una nueva transformación.


Parte del interior medieval aún se conserva, como los tres reyes, figuras de tamaño natural que datan del siglo XIII.



El altar, tallado por Hans Brüggemann, entre 1514 y 1521, es la principal atracción de la catedral.






Se introdujeron obras renacentistas de alta calidad de origen holandés en la catedral, una de ellas de Cornelis Floris de Amberes en 1551-55, la tumba de mármol del rey Friedrich I de Dinamarca, uno de los ejemplos más significativos de su obra en el país.


jueves, 16 de agosto de 2018

PLEISTOCENO.




El hielo se extendió en forma de glaciares sobre más de una cuarta parte de la superficie terrestre. En las regiones libres de hielo la flora y la fauna eran, esencialmente, las mismas que en el periodo anterior, el Plioceno.

Un sistema glaciar estaba centrado en Escandinavia, e irradiaba hacia el este a través del norte de Alemania y el oeste de Rusia, y hacia el Suroeste de las islas Británicas. El segundo gran sistema glaciar del Hemisferio Norte cubría la mayor parte de Siberia. Otro sistema glaciar cubría Canadá y se extendió hasta Estados Unidos.

Las regiones ártica y antártica estaban completamente cubiertas de hielo, como la mayoría de los picos más elevados de todo el mundo. Los efectos topográficos de la acción de los glaciares durante el Pleistoceno son perceptibles todavía en buena parte del mundo.


A finales del Pleistoceno en América del Norte se habían extinguido muchas especies de mamíferos, incluyendo llama, camello, tapir, caballo y yak. Otros grandes mamíferos como el mastodonte, el tigre diente de sable y el perezoso gigante se extinguieron en todo el mundo.

Mientras se acumulaba hielo y nieve en las latitudes altas, en las más bajas aumentaban las lluvias, lo que permitió que toda la vida vegetal y animal floreciera en áreas del Norte y Este de África que hoy son yermas y áridas. Se han encontrado pruebas de que el Sahara estuvo ocupado por cazadores nómadas, así como por jirafas y otros rumiantes durante el Pleistoceno Tardío.


El Hombre de Neandertal se extiende por todo el continente europeo. 


miércoles, 15 de agosto de 2018

ANIMALES DE AMBAR.



Pequeñas figurillas talladas en ámbar durante la Edad de Piedra de Dinamarca. Osos y Alces desempeñaron un importante rol en la mitología de los antiguos cazadores, y las estatuillas fueron utilizadas como amuletos. Las podemos disfrutar en el Nationalmuseet de Copenhague.

martes, 14 de agosto de 2018

MENG TIAN.





El general Meng Tian fue uno de los hombres de confianza del poderoso Qi Shi Huang Ti, el primer emperador de la China unificada. Este valioso general fue enviado por su rey a someter las belicosas tribus nómadas de Asia Central que habían invadido el Norte de China. Meng Tian los expulsó de estas tierras e inició la construcción de la gran muralla. En realidad ya existían fragmentos sueltos levantados por los señores de la guerra que habían sido sometidos por el emperador Qi. Tras la muerte del emperador, Meng Tian cayó en desgracia, y víctima de un complot, fue obligado a quitarse la vida.

lunes, 13 de agosto de 2018

KOGE.




A orillas del mar, protegida por una bahía que lleva su nombre, en la costa meridional de Selandia, al sur de Copenhague, Koge es una ciudad danesa, prácticamente desconocida (para mí), hasta que el azar, la carretera y el tiempo vacacional me condujeron hasta ella.


Una población costera, en la isla de Selandia a unos 40 kilómetros de la capital del país. Se trata de un antiguo centro comercial medieval, y en su caso histórico – Kirkestrade, 20 – se levanta el edificio de entramado de madera más antiguo de toda Dinamarca.


Edificios entramados, muchos de ellos construidos durante los siglos XVI, XVII y XVIII, rodean y cierran la plaza del mercado, de planta rectangular y grandes dimensiones.


Koge ofrece el precioso – y bien conservado – casco urbano de una ciudad volcada al mar, históricamente dedicada al comercio.



La iglesia principal de Koge está consagrada a San Nicolás, patrón de mercaderes y marineros, que buscaban su protección a la hora de encarar viajes e iniciar sus transacciones comerciales. Se encomendaban al santo para que les procurase buenos negocios y pingües beneficios. El templo fue erigido en el año 1324.








Dentro de la iglesia nos aguardan hermosos detalles, como la personificación de las artes liberales.


Una nota más sobre el  civismo danés; aquí las papeleras te dan las gracias cuando las utilizas.



Cuando consigues adaptarte al horario (muy diferente del español) puedes degustar maravillosos (y completos) platos. Un espectacular brunch (el mejor de mi vida): tortilla, salchicha, algo parecido al chorizo, bacon crujiente, pepino, tomate. dos tipos de pan, mantequilla, dos tipos de queso, uva, melón, piña, naranja, un crep, sirope de arce y un yogurth con cereales . . . todo acompañado de una cerveza negra . . .





Como (casi) todas las poblaciones de Escandinavia, Koge también recibió la visita de los piratas vikingos. Precisamente, muy cerca de la urbe actual, se emplaza una antigua fortaleza – o borg – de época vikinga.


La ciudad vieja conserva la planta medieval, complementada con una importante selección de casas del Renacimiento.



El viejo mercado, y la ciudad misma, fue fundado en el año 1288 por el rey Erik VI Menved de Dinamarca. Koge, su urbanismo, presenta un contraste entre los edificios históricos y los modernos.



domingo, 12 de agosto de 2018

HAMBRUNA EN EL REINO DE LOS FRANCOS.



Hubo ese año una hambruna (…). Muchos elaboraban pan con harina mezclada con frutos, flores, hierbas y raíces machacadas (…). Otros que no tenían harina comían hierbas y se morían inflados. Mucha gente murió de hambre.
Gregorio de Tours; 
Historia Francorum, 582.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...